Consejos para cuidar tus encías

GingiLacer reduce el sangrado de encías, causado por el cepillado dental, en 48 horas. GingiLacer está también desarrollado para reducir la formación de placa dental, restableciendo al mismo tiempo el buen estado de los tejidos gingivales.

SALUD CARDIOVASCULAR Y SALUD ORAL

El sangrado gingival es uno de los síntomas de la enfermedad periodontal y se ha demostrado que puede estar relacionado con muchas enfermedades cardiovasculares, agravando su evolución o pronóstico.

Cuando este sangrado gingival inicial no se trata, evolucionará a gingivitis y luego periodontitis, la conocida como enfermedad periodontal que puede llegar a afectar además de a las encías al hueso donde se sujetan los dientes.
Las bacterias y microorganismos que causan esta gingivitis o periodontitis pueden convertirse en un grave factor de riesgo para la salud cardiovascular. Estas bacterias también pueden aumentar el riesgo de ateroesclerosis y por lo tanto aumentar la probabilidad de sufrir un accidente cardiovascular como un infarto cardíaco o un ictus.

Por lo tanto en caso de sufrir sangrado gingival habría que seguir una serie de consejos de higiene bucodental:

Higiene bucodental

Mantener una higiene bucodental especial para encías delicadas, inflamadas o que sangren con facilidad. Para ello hay que utilizar tanto un cepillo dental como un dentífrico y un colutorio adecuado para este tipo de problemas. Además sería conveniente utilizar herramientas de higiene para los espacios entre los dientes como son los cepillos interdentales.

Fumadores

En pacientes fumadores, recomendar abandonar este hábito que es nocivo tanto para la salud en general como para la bucodental en concreto.

Vida saludable

Mantener unos hábitos de vida saludable como puede ser una dieta equilibrada, control de peso y realización de ejercicio.

Control de la presión arterial

Realizar un control de la presión arterial, ya que la presión arterial alta es uno de los grandes factores de riesgo en la perdida de salud cardiovascular.

Visitas periódicas al dentista

Realizar visitas periódicas al dentista, 1 o 2 veces al año, para asegurarnos de mantener una correcta salud bucodental.

CUIDADO DE LA SALUD BUCODENTAL DESPUÉS DEL PARTO

Una buena salud oral durante el embarazo y tras el parto tiene un impacto positivo tanto en la salud de la madre como en la del bebé.

Los principales consejos de salud e higiene bucodental son los siguientes:

En la madre:

  • Continuar manteniendo un nivel de higiene oral extremado para evitar problemas de caries y gingivitis.
  • Limitar los productos azucarados exclusivamente a las comidas principales y no tomarlos entre horas.
  • La saliva de la madre contiene bacterias por lo que no es aconsejable que la madre se meta en la boca la cuchara, chupete o biberón del bebe.

En el recién nacido:

  • Después de la erupción de los primeros dientes (en torno a los 6 meses), es necesario limpiarlos con una gasita o un cepillo pediátrico muy suave después de las comidas.
  • No conviene dejar acostado o durmiendo al bebe con el biberón en la boca, salvo que contenga solo agua.
  • A partir del primer año del bebé, es recomendable pedir cita con un dentista para realizar la primera revisión.

CUIDADO DE LA SALUD BUCODENTAL DURANTE EL EMBARAZO

Durante el embarazo el cuidado de la salud oral se ha de extremar ya que los problemas de salud de las encías pueden afectar al transcurso normal del embarazo, siendo una de las causas de bebes prematuros o de bajo peso.

Los principales consejos para mantener una boca sana durante el embarazo son:

Mantener una dieta sana

Limitar los alimentos azucarados a las comidas principales, no en las pequeñas ingestas entre horas.
Tomar fruta fresca en lugar de zumos “industriales”. Evitar bebidas o refrescos carbonatados. Masticar chicle sin azúcar y con xilitol.

Cuidar la boca adecuadamente

Cepillar los dientes y encías cuidadosamente al menos dos veces al día, preferiblemente después de cada comida. Usar un cepillo suave y pequeño para evitar la aparición de nauseas. Utilizar pastas dentífricas con flúor. Utilizar cinta dental para realizar una correcta limpieza entre los dientes.

En caso de sufrir náuseas y vómitos frecuentes

Tomar pequeñas cantidades de frutas, verduras, yogur o queso a lo largo del día. Enjuagarse con agua después de cada vómito. Utilizar un colutorio con flúor de uso diario.

Visitar a su dentista al menos una vez durante el embarazo

Visitar a su dentista al menos una vez durante el embarazo. Puede visitarle y recibir tratamiento dental en cualquier momento de su embarazo. Sin embargo le será más cómodo hacerlo en el segundo trimestre. Su dentista le informará si tiene algún problema oral y le dará los oportunos consejos para mantener su boca sana.

DIABETES Y SALUD BUCODENTAL

Las personas diabéticas sufren múltiples alteraciones, tanto en la función inmunitaria como en la capacidad de cicatrización. Esto incrementa el riesgo de padecer gingivitis. A su vez los problemas de salud de las encías son un factor de riesgo que ocasiona la aparición de complicaciones de la propia diabetes, pudiendo facilitar la descompensación del paciente.

Por ello se recomienda la utilización de una gama de productos de higiene bucodental indicada en la salud de las encías como puede ser GingiLacer. Esto reforzará los tejidos gingivales e inhibirá la actividad de las bacterias en la cavidad oral, previniendo la aparición de sangrado gingival y de la enfermedad periodontal.

Los principales consejos de higiene bucodental que ha de seguir una persona que sufre de diabetes son:

  • Realizar un correcto control del azúcar en sangre para reducir el riesgo de la aparición de gingivitis, ya que está a su vez dificultará mantener un nivel adecuado de dicho azúcar.
  • Utilizar un dentífrico y colutorio, junto con un cepillo dental y una cinta dental adecuados para pacientes con problemas de salud gingival o sangrado de encías. Así se evita la formación de placa dental y desarrollo de una gingivitis o enfermedad periodontal.
  • Utilizar un dentífrico y colutorio, junto con un cepillo dental y una cinta dental adecuados para pacientes con problemas de salud gingival o sangrado de encías. Así se evita la formación de placa dental y desarrollo de una gingivitis o enfermedad periodontal.
  • Realizar revisiones periódicas al dentista, preferiblemente cada 6 meses, e informar a este de su diabetes para facilitar el tratamiento.